Cañetino finalizó 19 días de huelga de hambre en rechazo al TTP 11

Cañetino finalizó 19 días de huelga de hambre en rechazo al TTP 11

Desde el 3 de julio que Israel Aillapan mantuvo una protesta pacifista de huelga total de hambre, a fin de sensibilizar a la ciudadanía en torno a la discusión por el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

 

El Vicepresidente de la Corporación mapuche Nahuelbuta, Israel Aillapan, estuvo por 19 días en huelga de hambre. El dirigente social recibió el apoyo de numerosas organizaciones, entre ellas a Asociación de Mujeres Rayen Voygüe, sede en donde realizó el acto pacifista.

 

“Es una decisión colectiva para sensibilizar a la ciudadanía a nivel nacional. Lo medular es que estamos viviendo una situación caótica en relación a vulneración de derechos. El TTP 11 es uno de los tratados que han ofrecido al país que progresaremos y mejoraremos nuestra situación económica y social, y ha sido todo lo contrario por lo que no nos asegura mejoras. Ha habido una pérdida de soberanía nacional y poder en los trabajadores, los sueldos no crecen y no hay participación real de la ciudadanía. ¿Cómo vamos a permanecer impávidos ante esta situación?”, destaca Aillapan.

 

Para el huelguista, la situación política de Chile está en un momento de mucho acoso social a los intereses del pueblo y los trabajadores, en medio de un tratado que se origina en secreto. “No se explica por qué se redacta así este documento que es la matriz para el acuerdo de los 11 países. En Chile hasta hace poco los parlamentarios no conocían el TTP11, solamente el gobierno. Esto nos llama a la duda los riesgos que hay en este tratado”, sostiene.

 

Amenaza a la soberanía

“Hay un capítulo que plantea crear tribunales internacionales independientes y privados, para resolver las controversias que surjan entre las grandes inversiones y los estados.

Es muy delicado que esta pérdida de soberanía se traduce en la limitación de los estados de su facultad regulatoria y de fiscalización de todas las relaciones comerciales y de los ingresos de mercancías al país. Este tratado será como una supra constitución de estos 11 países, siendo los más subdesarrollados los que perderán, como nosotros. Chile es un país basado en el extractivismo, la minería y madera, con muchas empresas privadas en donde las utilidades no se comparten con la ciudadanía”, manifiesta.

 

Para Israel Aillapan, otro aspecto muy delicado es el capítulo agrícola, sobre todo para los pueblos originarios como los mapuche. “En el gobierno anterior se puso en tabla este tema, se aprobó el UPOV91, que es la ley de obtentores de semillas y vegetales. Pasó un tiempo de estancamiento pero ahora están las condiciones políticas, con a penas 12 senadores que estarían en contra del TTP11, del total”.

 

Lo grave para Aillapan y el pueblo mapuche  son la entrada en vigencia del UPOV92, reforzado por el TTP11. “Hemos estudiando esto y ahora vemos que estamos en riesgo, porque ya se han privatizado semillas. A eso se suma la reforma al código de aguas, y sin consulta. Pareciera que la democracia fuera solamente referencial”.

 

En el capítulo agrícola, destaca el dirigente, se busca regular la entrada de semillas y alimentos. Las empresas adjudicadas de las semillas, tendrán la facultad de prohibir que los pueblos originarios guarden y siembren semillas libres, cuestión de suma gravedad para la cosmovisión mapuche.

 

“Hacer una huelga de hambre para sensibilizar no es nada. Mucha gente muere esperando horas de hospital, pero sabemos que hay efectos nocivos, vemos que los productos vienen insípidos y es momento de manifestarse. No es una lucha mía, pero aquí hay muchos pueblos indefensos ante una avalancha que se nos viene encima”.

 

Con esta acción, tanto Israel Aillapan como las organizaciones mapuche y no mapuche que lo apoyan, esperan la respuesta del plebiscito ciudadano ante el TTP11 y la votación que emita en las próximas semanas la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, para así ver las futuras acciones que asuman.